100 preguntas y respuestas para las entrevistas de trabajo.

El número de aspirantes que se presentan a los procesos de selección es grande, por lo que se ha endurecido la competencia por acceder a los escasos puestos de trabajo disponibles. De esta forma cobra aún más importancia que nunca que los candidatos preparen concienzudamente aspectos como su currículum y las distintas pruebas a las que pueden enfrentarse en ese camino hacia la reinserción en el mercado.

Con la ayuda de la consultora MOA BPI, especialista en procesos de outplacement o recolocación de profesionales, hemos elaborado una lista con las 100 preguntas más habituales que te pueden plantear en una entrevista laboral y las respuestas adecuadas para salir airoso y convencer a nuestro entrevistador de que somos el candidato perfecto para el puesto.

Ejemplos de preguntas y respuestas:

¿Cuáles son tus puntos fuertes? ¿Y los débiles?

Hay que contestar esos mismos puntos fuertes como se nos está pidiendo y elegir puntos débiles que en realidad vistos de otra forma pueden ser puntos fuertes también. Por ejemplo, a veces soy excesivamente exigente conmigo mismo, perfeccionista, demasiado planificador u organizado, etcétera. Los presentamos como un punto débil bajo nuestro punto de vista, pero en realidad se le están trasladando al reclutador aspectos que gustan en sus empleados.

¿Si ganara la lotería, seguiría viniendo a trabajar?

El entrevistador quiere saber cuál es la motivación del candidato, por lo que la respuesta ideal debería dejar claro que éste no sólo lo hace por dinero sino que el trabajo lo realiza como persona y que le gusta asumir retos.

¿Por qué elegiste tus estudios?

En realidad lo que quiere conocer el reclutador con esta cuestión no son detalles personales del candidato, sino si ha aterrizado en ese su sector o especialidad profesional por accidente, por obligación o por vocación. El entrevistador quiere comprobar que el candidato no haya ido cambiando de estudios o de carrera en varias ocasiones por falta de convicción o constancia. Hay que evitar una respuesta en ese sentido.

¿Cuáles son los aspectos de tu anterior empresa con los que no estabas conforme?

Ésta es una de las preguntas delicadas en una entrevista de selección. Hay que intentar pasar por ella de puntillas. Nunca se debe criticar directamente a la dirección de tu anterior compañía ni su política de empresa. Pero tampoco tenemos por qué estar de acuerdo con todo si queremos resultar creíbles porque casi todo el mundo tiene algún desacuerdo con estos aspectos.

Se puede contestar, por ejemplo, que no estabas muy conforme con la política de promoción interna o con alguna otra cuestión que esté relacionada con tu cambio profesional, pero nunca aludiendo a ninguna persona concreta de tu anterior empresa y sin ahondar, siendo políticamente correctos. Por ejemplo, “mi anterior compañía no evolucionaba al ritmo del mercado”.

¿Por qué te marchaste de la empresa o por qué te despidieron?

Cuando se lleva a cabo un cambio profesional hay que construirse un mensaje de salida que explique muy brevemente los motivos que nos llevan a tomar esa decisión. Éste es el mensaje que trasladaremos al entrevistador en esta pregunta. No se debe responder de forma improvisada. El mensaje ha de ser muy profesional, que dé una sensación de estar muy motivados y no anímicamente tocados. No deben hacerse críticas a la antigua empresa, exjefes o excompañeros.

¿Cuáles son tus pretensiones económicas?

Hay que evitar hablar de los aspectos económicos o de las condiciones de trabajo del puesto en los primeros pasos del proceso de selección. Eso debe abordarse en los últimos pasos, cuando se tienen posibilidades reales de ser elegido.

Pero si te formulan la pregunta, hay que responderla, no se puede contestar que prefieres no hablar de ese tema aún. Eso sí, se debe hacerlo dando una horquilla, nunca un número concreto, y siempre en términos brutos anuales, no neto mensual que da una sensación de falta de profesionalidad. Esa horquilla debe ser: el mínimo, aquel salario  por debajo del cual no estás dispuesto a trabajar, sumándole 1.000 euros anuales; y en su parta alta, añadiendo a esa cantidad 5.000 o 6.000 euros. Debe ser una horquilla que esté en línea con lo que se está retribuyendo esa posición en el mercado y siempre es bueno señalar que se está dispuesto a negociar esa cantidad, por ejemplo, si se tienen otro tipo de beneficios sociales o retribución en especie.

¿Dónde te gustaría verte en cinco años?

Aunque se tengan aspiraciones de crecimiento profesional no hay que elevarlas demasiado en respuestas a preguntas de este tipo. Hay que centrar el mensaje en que nuestra prioridad y motivación ahora mismo está en incorporarnos al puesto ofertado, aunque evidentemente tenemos nuestros deseos de desarrollo profesional como es normal. Siendo realistas y no demasiado ambiciosos.

¿Tiene intención de quedarse embarazada?

Es una killer question que se realiza en ocasiones a mujeres en una franja de edad habitual para ser madres.

Es un tema espinoso y la línea que distingue cuándo la pregunta están fuera de lugar es muy difusa. Lo mejor es mantenerse, de forma educada, en el ámbito de los negocios, pero si te la realizan claramente, se debe responder de la forma más objetiva y diplomática posible, e incluso se puede indicar que “no me acabo de sentir cómoda con esta pregunta, pero si para el proceso de selección es importante intentaré responderla”.

En ese caso, contestar con naturalidad simplemente, sin más explicaciones, que a corto plazo (un año) no entra en tus planes (si es realmente así).

¿Cuáles son los aspectos que más valora cuando trabaja en equipo?

Hay que indicar cualidades que gustan en las empresas, como la implicación, la iniciativa, etcétera. Pero siempre hay que ceñirse a la pregunta y mencionar sólo cuestiones positivas. No nos lo han preguntado, así que en esta ocasión sobra añadir de nuestra cosecha los aspectos negativos o que menos valoramos.

¿Qué haría si estuviera en desacuerdo con su superior?
Ésta también es una killer question. Esta cuestión pretende averiguar el grado de conflictividad del candidato, así que la mejor opción es mencionar la capacidad de asumir las diferencias.

¿Cuál ha sido el mayor error que ha cometido en su carrera profesional?

Ésta es otra killer question. Debe responderse intentando no contar un problema con unas consecuencias negativas gigantescas, sino llevarlo a un sentido positivo en la medida de lo posible: “No haber aprovechado aquella oportunidad por sentido de la responsabilidad”, por ejemplo.

Estos son unas preguntas destacadas, vea el resto de las 100 en este enlace.

Anuncios

Acerca de David Herrero

Estudié CC. Empresariales y oposiciones para Auxiliar Administrativo. Recientemente acabé un Máster en Dirección de Recursos Humanos y colaboro con CyL Digital, a la espera de nuevos proyectos laborales.
Esta entrada fue publicada en Empleo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s