Las siete respuestas que nunca hay que dar en una entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo puede ser el trámite más determinante a la hora de conseguir un empleo. Es una oportunidad única para causar una buena impresión y demostrar al reclutador que se poseen las habilidades que busca la empresa.

Sin embargo, no basta con imprimir un CV, sonreir y aprenderse un guion. Hay que prepararla lo mejor posible, y tratar de evitar errores que puedan suponer la eliminación de la carrera por conseguir el puesto de trabajo.

Por ello, hay que medir muy bien todas las respuestas que se dan, evitar los errores, y no tocar equivocadamente temas delicados. ElIdealista recoge siete respuestas que no deberían darse nunca para lograr el empleo.

1. ¿Cuánto voy a ganar?

Es sin duda uno de los elementos más importantes para el entrevistado y para saber si de verdad le interesa el puesto de trabajo. Pero lo recomendable es esperar a que saque el tema el reclutador, para que no parezca que solo interesa el dinero. Los expertos aconsejan investigar antes los rangos salariales en los que se maneja la empresa a la que se aspira.

2. Ningún punto débil

Es habitual que en una entrevista de trabajo interroguen por los puntos débiles y fuertes. Hay que llevar la respuesta preparada, y mejor que decir que no se tienen puntos débiles es señalar alguno y dar ideas para solucionarlo.

3. Exagerar los conocimientos

Un candidato debe ser coherente y no exagerar sus conocimientos, su experiencia o sus capacidades. Es mejor decir que se “aprende rápido” antes que asegurar que se domina un tema.

4. Querer ser alto directivo

Hay que tener cuidado a la hora de transmitir ambición, porque puede parecer que no se valora lo suficiente el puesto de trabajo que la empresa ofrece.

5. Ascensos y subidas de sueldo

Una entrevista de trabajo no es el sitio para preguntar por la mecánica para ascender en la empresa o las subidas de sueldo.

6. “No lo sé”

Aunque pregunten algo inesperado, hay que intentar dar una respuesta inteligente, aunque sea necesario tomarse unos segundos para pensarlo. Confesar que no se sabe puede mostrar falta de recursos.

7. “Es una buena pregunta”

Si el entrevistador hace una pregunta, es porque él considera que es buena. Recordándoselo solo se muestra adulación.

Fuente: eleconomista.es

Anuncios

Acerca de David Herrero

Estudié CC. Empresariales y oposiciones para Auxiliar Administrativo. Recientemente acabé un Máster en Dirección de Recursos Humanos y colaboro con CyL Digital, a la espera de nuevos proyectos laborales.
Esta entrada fue publicada en Empleo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s