Cómo justificar periodos sin trabajar

e3a02-images118

Uno de los miedos más grandes en el proceso de búsqueda de empleo es la de justificar los periodos de desempleo o explicar los periodos de inactividad profesional.

En estos tiempos de crisis que parece de lógica que debería ser más fácil justificar el tiempo de inactividad, parece que no todas las respuestas valen y el candidato se pregunta ¿será suficiente para convencer al reclutador? Lo que es difícil que cualquier reclutador que no haya estado en la misma situación pueda evaluar de forma justa cualquier respuesta.

1. Buscar trabajo es un trabajo.

El primero que tiene que creerse esto eres tú mismo. Buscar trabajo requiere de método, hábitos, uso de herramientas, definición de objetivos, estrategia, horarios, productividad, colaboraciones, competencias, etc.

Si llevas buscando trabajo, activamente, durante bastante tiempo, el reclutador se puede preguntar qué está pasando para que no encuentres nada, tenlo en cuenta.

2. Voluntariados

Un voluntariado tiene múltiples beneficios personales y profesionales y uno de los beneficios que tiene es el mensaje que hay detrás de un voluntariado: “estoy activo”, “quiero trabajar”, “no me resigno”, “sigo desarrollándome profesionalmente”, “se organizar mi tiempo, etc.

3. Formación

Tienes que ser muy cuidadoso con las formaciones que realizas. Estar activo, ser responsable de tu propia empleabilidad y estar al día de tu área funcional, es importante para la empresa, pero no todo vale. No hagas cursos sólo para rellenar y justificar el tiempo inactivo, puedes conseguir el efecto contrario. Un reclutador querrá ver que te has formado con un objetivo concreto, que existe coherencia entra unas formaciones y otras.

4. Acciones que te mantienen activo profesionalmente

Aquí podríamos incluir los trabajos como Freelance, trabajos no remunerados, proyectos propios, trabajar en negocio familiar, etc.

5. Otras Situaciones que pueden explicar periodos de desempleo

Oposiciones. No tengas problema en incluirlo en tu CV, sobre todo si son oposiciones cuya temática puede ser útil en tu trabajo. Eso sí, deja claro al reclutador que ahora tu prioridad es encontrar trabajo por cuenta ajena, y las oposiciones han dejado de ser una opción.

Cuidado de un familiar enfermo. Esta es una causa bastante habitual. En este caso recomendaría que además de explicar el periodo de inactividad por el cuidado de un pariente enfermo, comentes que has aprovechado para seguir vinculado a tu profesión con alguno de los puntos anteriores.

Cuidado de hijos menores. También muy frecuente. Y digo lo mismo que en el caso anterior, es necesario que el reclutador vea que de alguna forma has permanecido actualizado/vinculado a tu profesión.

Enfermedad grave. Poco puedo decir en estos casos, dependiendo de la enfermedad que hayas pasado, hablas tenido más o menos tiempo disponible, en cualquier caso, en esta situación lo que hay que dejar claro es que es una etapa totalmente superada, se trata de que el reclutador no tenga miedo de que causes baja por recaída.

Año sabático. Cada vez es menos habitual. Quizás por nuestra cultura no esté demasiado bien visto, tal vez no lo entendamos bien o no se sabe vender. Tendemos a asociar año sabático a tomarse un tiempo para pensar y estar tirado a la bartola, pero esto no tiene por qué ser así, se puede sacar mucho provecho de un año sabático, en definitiva, no todo el mundo lo va a comprender o valorar, así que si lo usas para argumentar un tiempo sin empleo ten la precaución de preparar muy bien tu argumento.

Estancias en el extranjero. Ya sabes que un segundo idioma es muy valorado y las habilidades y actitudes que se necesitan para emprender la aventura, también.

Trucos que ayudan a justificar estos periodos de tiempo desempleado.

Juega con el formato de las fechas. Consiste en no detallar la fecha completa en cada experiencia. Lo que hago es poner sólo el año de entrada y salida. Imagínate que has trabajado de Enero 2014 a septiembre 2015 de en la empresa XX y de marzo de 2016 a la actualidad en la empresa YY . Habrías estado 6 meses desempleado. Lo que puedes hacer es indicar en el CV: 2015-2016. Empresa XX y 2006-Actualmente en la empresa YY. El periodo de inactividad pasará desapercibido sin tener que mentir.

Agrupa experiencias temporales. Esto se suele hacer en diferentes situaciones. Imagina que los últimos años has tenido 5 contratos temporales de 3 meses cada uno, en diferentes empresas. Lo que puedes hacer es agrupar estas experiencias en una sola. Te pongo un ejemplo:

2012-2015. Trabajos eventuales:

  • Construcción. Peón de Albañilería en VIVA Arquitectos.
  • Forestación. Trabajador Forestal (coordinador de equipo) en AESNAT.
  • Reponedor y cajero en Supermercado XX.

Fuente y más información: orientacionparaelempleo.com

Anuncios

Acerca de David Herrero

Estudié CC. Empresariales y oposiciones para Auxiliar Administrativo. Recientemente acabé un Máster en Dirección de Recursos Humanos y colaboro con CyL Digital, a la espera de nuevos proyectos laborales.
Esta entrada fue publicada en Empleo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s